El Tribunal Supremo obliga a readmitir a la profesora de religión que se casó con un divorciado

La Constitucion Española, en su articulo 14, expresa: “Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

El diario el Mundo, se hace eco de esta Sentencia del Tribunal Supremo, que anula un fallo previo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y condena al Ministerio de Educación, a la Consejería y al Obispado de Almería a “readmitirla y pagarle los salarios hasta la readmisión“:

Galera -la profesora- presentó una demanda por despido nulo que fue desestimada en instancia al entender que su contrato temporal se había extinguido y por lo tanto no había existido despido alguno, lo que la profesora recurrió.

Sin embargo, el Supremo afirma que el tribunal de instancia “olvida” en su fallo que se trataba de un “despido radicalmente nulo por violación de derechos fundamentales, lo que comporta que la declaración de nulidad produzca efectos “ex tunc”, esto es, desde el momento del despido, y que, por ende,se deba estimar que el mismo no ha existido y no ha producido efecto alguno“.

Apunta además que la rescisión del contrato con abono, exclusivamente, de la indemnización de los salarios de trámite hasta esa fecha, debe entenderse como fin temporal de un contrato a tiempo parcial de duración indefinida, que no impide la reincorporación al empezar un nuevo curso escolar.

El caso de Resurrección Galera provocó un gran debate sobre las condiciones laborales de los profesores de Religión, algunos de los cuales han acudido a lo largo de los últimos años a los tribunales por vulneración de derechos fundamentales.