Una incapacidad temporal a causa de un accidente laboral puede ser “discapacidad”

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ha dictaminado que una incapacidad temporal causada por un accidente laboral puede calificarse como “discapacidad”, si la lesión supone una limitación derivada de dolencias físicas “duraderas” que pueda impedir la participación “plena y efectiva” del trabajador en su vida profesional, en igualdad de condiciones con el resto de empleados.

En ese sentido, la Convención de Naciones Unidas  sobre los derechos de las personas con discapacidad (Nueva York 13-12-06), en vigor en España desde el 3-5-2008, pretende promover, proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por todas las personas con discapacidad. Por su parte, la Constitución (art. 49) prevé en favor de las personas con discapacidad física, psíquica y sensorial, una serie de normas que rigen en distintos ámbitos: laboral, fiscal, de seguridad social, etc. En el orden laboral interno un nuevo texto refundido regula los derechos de las personas con discapacidad y su inclusión social (RD Leg 1/2013).

En el diarios 20 minutos, se hacen eco de esta noticia, y al respecto comentan:

En su sentencia, el tribunal europeo explica que el hecho de que una persona se encuentre en situación de incapacidad temporal por una “duración incierta”, como causa de un accidente de trabajo, no quiere decir que la limitación no pueda ser considerada como “duradera”, en el sentido en que está recogido por la normativa comunitaria. La limitación no debe considerarse “duradera” en el sentido de la normativa comunitariaEl pronunciamiento responde al caso de un trabajador que, tras sufrir un accidente que acarreó una incapacidad temporal, fue despedido alegando que “no hubiese alcanzado las expectativas establecidas por la empresa ni el rendimiento que ésta consideraba adecuado o idóneo para el desempeño de sus tareas”. El Juzgado de lo Social nº33 de Barcelona preguntó a la Justicia europea si el despido de este ayudante de cocina en un restaurante de la ciudad, mientras se encontraba en una situación de incapacidad temporal, puede calificarse de “discapacidad”. En su sentencia, el TUE pide a la sala catalana que determine si la situación de incapacidad del demandante posee “carácter de duradera”, en cuyo caso estaría incluida en el concepto de discapacidad. Para comprobar el carácter duradero de una limitación, se debe tener en cuenta, entre otros, que en la fecha en la que tiene lugar el supuesto hecho discriminatorio, la incapacidad de la persona en cuestión: no presente una perspectiva clara de finalización a corto plazo, o pueda persistir más allá del tiempo medio necesario para curar una herida de ese tipo. El juzgado remitente debe basarse en los elementos objetivos de los que disponga, en particular, en documentos y certificados médicos que evalúen la duración probable de la deficiencia en cuestión, concluye la sentencia.

RESALTAR,  que son personas con discapacidad aquellas que presentan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales, previsiblemente permanentes que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con los demás.
Asimismo, tienen tal consideración a quienes se les haya reconocido un grado de discapacidad  igual o superior al 33%, y, a su vez, se considera que presentan una discapacidad en grado igual o superior al 33% los pensionistas de la Seguridad Social que tengan reconocida una pensión de incapacidad permanente en el grado de total, absoluta o gran invalidez, y a los pensionistas de clases pasivas que tengan reconocida una pensión de jubilación o de retiro por incapacidad permanente para el servicio o inutilidad.